jueves, 19 de enero de 2017

Ipos

Ipos, también conocido como Ipes o Ayperos en el Pseudomonarchia Daemonum y el Diccionario Infernal, es el vigésimo segundo demonio nombrado en el Ars Goetia. Es un conde y un poderoso príncipe del infierno y se aparece como un ángel con cabeza de león, pies de ganso y cola de liebre. Conoce las cosas del presente, del pasado y del futuro y hace a los hombres ingeniosos y atrevidos. Debe usarse su sello durante su invocación y gobierna sobre treinta y seis legiones de demonios. En el Diccionario Infernal es descrito como un ángel, pero a veces aparece con la forma de un león con cabeza y patas de ganso y cola de liebre. Además, en The Goetia of Dr. Rudd se dice que es el enemigo del ángel del Shemhamphorash Ieiaiel, el cual pertenece al coro de los Tronos.

En el Grand Grimoire, un antiguo libro en el que se especifica cómo invocar a Lucifer o a Lucífago para hacer un pacto, se menciona la jerarquía que hay en el infierno: Lucifer es el emperador; Belcebú, el príncipe y Astaroth, el gran duque. Por debajo de éstos hay seis espíritus superiores: Lucífago, el primer ministro; Satanachia, el gran general; Agliarept, el general; Fleurety, el lugarteniente general; Sargatanas, el brigadier y Nebiros, el mariscal de campo. Estos espíritus tenían a su vez bajo sus órdenes a otros dieciocho demonios, estando Ayperos, Naberus y Glosialabolas al servicio de Nebiros.


Ipos ilustrado por Louis le Breton para el Diccionario Infernal Klang17

miércoles, 18 de enero de 2017

Marax

Marax, también conocido como Morax o Forai en el Pseudomonarchia Daemonum y el Diccionario Infernal, es el vigésimo primer demonio nombrado en el Ars Goetia. Es un gran conde y presidente de los infiernos y aparece como un gran toro con rostro de hombre. Enseña astronomía y todas las ciencias liberales, además de que proporciona buenos y sabios espíritus familiares que conocen las virtudes de las hierbas y las piedras preciosas. Gobierna sobre treinta legiones de demonios (treinta y seis según el Pseudomonarchia Daemonum y el Diccionario infernal) y se debe usar su sello durante su invocación. En The Goetia of Dr. Rudd se dice que es el enemigo del ángel del Shemhamphorash Nelchael, el cual pertenece al coro de los Tronos.

Yuki Fujisawa (藤澤ユキ)

lunes, 16 de enero de 2017

Purson

Purson, también conocido como Pursan o Curson en el Diccionario infernal y en el Pseudomonarchia Daemonum y Hursan en el Grand Grimoire, es el vigésimo demonio nombrado en el Ars Goetia. Es un gran rey del infierno que adopta la forma de un hombre con cabeza de león, lleva una furiosa serpiente en la mano y monta sobre un oso. Llega precedido por muchas trompetas y conoce todas las cosas ocultas, las del pasado, el presente y el futuro, además de que descubre los tesoros ocultos. Puede adoptar un cuerpo humano carnal o uno etéreo y responde a todas las cuestiones terrenales y divinas, como la creación del mundo. Otorga buenos espíritus familiares, gobierna sobre veintidós legiones de demonios, de los cuales una mitad pertenecía al coro de las Virtudes y la otra al de los Tronos, y se debe usar su sello durante su invocación para que muestre obediencia. En The Goetia of Dr. Rudd se dice que es el enemigo del ángel del Shemhamphorash Pahaliah, el cual pertenece al coro de los Tronos.

En el Grand Grimoire, un antiguo libro en el que se especifica cómo invocar a Lucifer o a Lucífago para hacer un pacto, se menciona la jerarquía que hay en el infierno: Lucifer es el emperador; Belcebú, el príncipe y Astaroth, el gran duque. Por debajo de éstos hay seis espíritus superiores: Lucífago, el primer ministro; Satanachia, el gran general; Agliarept, el general; Fleurety, el lugarteniente general; Sargatanas, el brigadier y Nebiros, el mariscal de campo. Estos espíritus tenían a su vez bajo sus órdenes a otros dieciocho demonios, estando Bathin, Hursan y Eligor al servicio de Fleurety. Por algún error, Purson fue ilustrado por Louis le Breton bajo el nombre de Pruflas para el Diccionario Infernal de Collin de Plancy.

Pruflas ilustrado como Purson en el Diccionario infernal de Collin de Plancy - Louis le Breton

Sallos

Sallos, también conocido como Saleos o Zaleos en el Pseudomonarchia Daemonum y Zaebos en el Diccionario Infernal, es el decimonoveno demonio nombrado en el Ars Goetia. Es un duque del infierno grande y poderoso que aparece como un soldado galante, monta sobre un cocodrilo, lleva una corona ducal y se muestra apacible. Causa el amor entre hombres y mujeres, se debe usar su sello durante su invocación y gobierna sobre treinta legiones de demonios. En The Goetia of Dr. Rudd se dice que es el enemigo del ángel del Shemhamphorash Leuviah, el cual pertenece al coro de los Tronos.

Arkaios

lunes, 2 de enero de 2017

Abraxas

Abraxas (griego: ΑΒΡΑΞΑΣ), también llamado Abrasax (griego: ΑΒΡΑΣΑΞ), es el nombre de un ente difícil de clasificar, pues hay ciertas semejanzas y diferencias entre los textos donde aparece, como las enseñanzas basilideanas, antiguos textos gnósticos, la tradición mágica grecorromana y el esoterismo moderno. Abraxas ha sido considerado tanto como una deidad egipcia como un demonio, y Carl Jung, psiquiatra suizo, escribió un pequeño tratado sobre gnosticismo llamado Siete sermones a los muertos, donde califica a Abraxas como el poder supremo de la existencia, transcendiendo tanto a Dios como al Diablo y uniendo los opuestos en un solo ser. Su nombre aparece en textos gnósticos tales como El Santo Libro de los grandes espíritus invisibles, además de ser mencionado en invocaciones en textos de magia en papiros griegos. Este  término se grababa en ciertas piedras antiguas, llamadas Piedras Abraxas, que solían usarse como talismán.

Como deidad hereje fue demonificado y apareció en el Diccionario Infernal de Collin de Plancy, donde el autor lo describió así:

«Abraxas o Abracax, el primer dios de muchas teogonías asiáticas cuyo nombre procede de la filacteria abracadabra. Abraxas es representado en amuletos con la cabeza de un gallo, pies de dragón y un látigo en la mano. Los demonólogos lo han convertido en un demonio que tiene la cabeza de un rey y serpientes por pies. Los basilideanos, herejes del siglo II, lo vieron como su dios supremo. Ya que descubrieron que al sumar las siete letras griegas que componen su nombre (isopsefía) obtienen 365, el número de días que tienen un año, pusieron bajo su comando varias órdenes de genios que presidieron sobre 365 cielos, a los que atribuyeron 365 virtudes, una por día. Los basilideanos también clamaban que Jesucristo no era más que una aparición benévola enviada a la Tierra por Abraxas».
Ilustración del Diccionario Infernal - Louis Le Breton John Augustus Knapp

viernes, 30 de diciembre de 2016

Torngarsuk

Torngarsuk parece ser una deidad pagana de la mitología inuit que aparece plasmado como un demonio en el Diccionario Infernal de Collin de Plancy con el siguiente texto:
«Los groenlandeses no hacen rezos, sacrificios ni ningún tipo de rito; creen solamente en la existencia de algunos seres sobrenaturales. El jefe de estos seres y el más poderoso es Torngarsuk, que es invocado especialmente por los pescadores, al que suelen representar algunas veces con forma de oso; otras, como un hombre manco y otras como una criatura humanoide tan grande como el dedo de una mano. Los anguekkoks (curanderos) se ven obligados a pedir ayuda y consejo a esta divinidad cuando uno de los suyos cae enfermo. A parte de este espíritu benévolo, que es invisible para todos menos para los anguekkok, hay otros que, por la intervención de un anguekkok, enseñan lo que uno debe hacer o debe evitar para ser feliz. Cada anguekkok tiene un espíritu familiar dentro de un zurrón de cuero, al que invoca y consulta como un oráculo».
Torngarsuk ilustrado en el Diccionario Infernal de Collin de PlancyLouis Le Breton

viernes, 23 de diciembre de 2016

Pruflas

Pruflas, también llamado Busas o Pruslas, es un gran príncipe y duque del infierno según el Diccionario Infernal de Collin de Plancy. Reina en Babilonia y tiene cabeza de búho; incita a la discordia, abanica las llamas de la guerra y las contiendas y conduce a la mendicidad, pero si se le hace aparecer, se muestra generoso para responder a las preguntas que se le planteen. Tiene veintiséis legiones de demonios a sus órdenes y el Pseudomonarchia Daemonum especifica que la mitad de estos pertenece al coro de los ángeles y la otra mitad al de los Tronos. Debido a un error, Pruflas fue ilustrado en el Diccionario Infernal como el demonio Purson. Aunque el Ars Goetia se basa principalmente en los demonios listados en el Pseudomonarchia Daemonum, Pruflas no aparece en dicha obra.

James Todd

lunes, 19 de diciembre de 2016

Naberius

Naberius, también conocido como Cerbere o Cerbero, es un demonio descrito en el Diccionario Infernal de Collin de Plancy y en el Ars Goetia, aunque fue mencionado por primera vez por Johann Weyer. Según Plancy, es uno de los Marqueses del imperio infernal, fuerte y poderoso, y cuando no aparece bajo la forma de un perro de tres cabezas se muestra como un cuervo. Su voz es estridente, da el don de la elocuencia y la amabilidad, además de enseñar las artes de la vida refinada y elegante. Tiene veintinueve legiones de demonios bajo su mando.

En el Ars Goetia es un valiente Marqués que aparece en forma de una grulla negra que flota alrededor del círculo de invocación. Cuando habla lo hace con voz ronca. Proporciona habilidad en las artes y ciencias pero en especial en el arte de la retórica. Restablece dignidades y honores perdidos. Rige sobre diecinueve legiones de espíritus y debe usarse su sello para su invocación.

Naberius en el Diccionario Infernal de Collin de PlancyLouis Le Breton

viernes, 16 de diciembre de 2016

Su

El su es un animal descrito por Edward Topsell en su Historia de las bestias cuadrúpedas y las serpientes. Según Topsell, es oriundo de las Américas (posiblemente la Patagonia argentina) y su nombre, en lengua indígena, significa «agua» ya que suele vivir cerca de esta. Debido al frío de sus tierras, los indígenas cazan a estos animales por sus pieles. Aquí tenéis lo escrito en su obra:
«Hay una región en el Nuevo Mundo llamada Gigantes y los habitantes de dicho lugar son conocidos como pantagones. Debido a que su país es frío, muy alejado al sur, se visten con la piel de una bestia a la que llaman en su lengua Su, pues vive la mayor parte del tiempo cerca del agua y eso es lo que significa dicha palabra, "agua". 
La imagen de esta bestia fue tomada de Thevetus. Yo la he incluido aquí, pues es de gran deformidad y monstruosa presencia, una gran fiera salvaje e indomable. Cuando los cazadores que desean su piel se abalanzan sobre ella, huye con gran rapidez, cargando a sus cachorros en el lomo y cubriéndolos con su amplia cola. Ya que no hay ni perro ni hombre que se atreva a acercarse a este animal (pues es tan grande su furia que mata a todo lo que se le acerque), los cazadores cavan varios agujeros en la tierra y los cubren con ramas y troncos tan frágiles que si la bestia pasa sobre ellos, ésta y sus crías caerán atrapadas. 
Esta cruel, indomable, impaciente, violenta, furiosa y cruenta bestia, al percivir que su natural fuerza no le sirve de nada para escapar del ingenio de los hombres, sus cazadores, que están cerca para ver cómo cae en la trampa, desgarra con sus dientes a sus crías antes de que puedan cogerlas y domarlas. Por esto nunca se ha atrapado una con vida. Y cuando ve llegar a los cazadores, ruge, llora, aulla, brama y grita tan ruidosamente y con tal terrible clamor que los hombres apenas se atreven a asomarse a la trampa, pero, animados al saber que no puede mostrar resistencia desde ahí, se acercan y con sus flechas y lanzas la matan, despellejándola y dejando el resto de su cuerpo en la tierra. Esto es todo lo que he encontrado de tan salvaje animal».
Ilustración de la bestia Su en Historia de las bestias cuadrúpedas y las serpientes - Edward Topsell

viernes, 21 de octubre de 2016

Yan-gant-y-tan

Yan-gant-y-tan es el nombre de un demonio de Bretaña. En el libro de Edgar MacCullochGuernsey Folklore, es conocido como «John with the fingers/gloves of fire» (John de los dedos/guantes de fuego, en relación con los fuegos fatuos).

Collin de Plancy dice en su Dictionnaire Infernal que vaga por las noches en Finisterre y que sostiene cinco velas en cada uno de los dedos de su mano derecha, haciéndola girar como una rueda en llamas. Debido a esto es incapaz de moverla rápidamente o de hacer algún movimiento brusco por miedo a que se apaguen sus luces. Encontrarse con él era un presagio de mala suerte y en su libro aparece representado como un especie de demonio o trol con dos afilados cuernos.

Ilustración de Yan-gant-y-tan en el Dictionnaire Infernal de Collin de Plancy

lunes, 17 de octubre de 2016

Kiyohime

Kiyohime (japonés: 清姫; Princesa Kiyo), según el folclore japonés, era la hija de un terrateniente llamado Shōji, que vivía en las cercanías del río Hidaka, en la actual prefectura de Wakayama. Su familia era lo suficientemente rica como para alojar y entretener a los sacerdotes que viajaban en peregrinación hacia un famoso templo de prácticas ascetas. Su historia es representada en la obra noh Dōjō-ji, donde una joven engañada se transformó en un dragón para consumir su venganza. Suele ser representada como un dragón o una mujer con cola de serpiente enroscada a una campana o durante su transformación, donde aparece como un dragón con atributos humanos, como ropas o piernas.

Ilustración de Kiyohime en el Dōjō-ji Engi Emaki
Un joven sacerdote llamado Anchin hacía su peregrinaje desde Mutsu a Kumano, y todos los años se alojaba en la mansión de la familia Masago no Shōji. Era muy apuesto y cautivó a la joven Kiyohime, con la que bromeaba que algún día se casaría con ella. Pasaron los años y Kijohime cumplió la edad necesaria para desposarse, fue entonces cuando le recordó su promesa al joven sacerdote durante su visita anual. Anchin, avergonzado de que se tomara su comentario en serio, le mintió y le dijo que volvería a por ella cuando terminara su peregrinación. Pero a su vuelta evitó la mansión de Masago no Shōji y volvió directo hacia Mutsu.

Cuando Kiyohime se enteró del engaño, se sobrecogió por el dolor y corrió tras el joven sacerdote, saliendo de casa totalmente descalza con el afán de casarse con él. Él huyó tan rápido como pudo, pero la joven lo alcanzó en el camino que lleva al templo Dōjō-ji. Allí, una vez más le mintió, fingiendo que no la conocía y que tenía prisa porque tenía una cita con otra persona. La tristeza de Kiyo se convirtió en furia e intentó a atacar a Anchin, pero este consiguió huir hasta el río Hidaka, donde consiguió que un barquero lo llevara a la otra orilla con su bote, le prohibió que dejara pasar a Kiyo y huyó al templo Dōjō-ji en busca de protección, donde lo ocultaron dentro de la campana de bronce del templo.

La corriente del río no impidió a Kiyo perseguir al hombre que la había traicionado, pues la ira y el dolor la convirtieron en una gigantesca serpiente o dragón y cruzó el río a nado. Siguiendo el olor del sacerdote, llegó al templo y averiguó que estaba bajo la campana, sobre la cual se enroscó y calentó al rojo vivo con su calor, calcinando vivo a Anchin.

Dōjōjinokane - Toriyama Sekien Kiyohime - Utagawa Kuniyoshi

lunes, 26 de septiembre de 2016

Inguma

El inguma, llamado también Maumau en la región de Baigorri, es un genio nocturno de la mitología vasca. Este ser se dedica a provocar pesadillas a los que duermen, sobre todo a niños, apretándoles la garganta.

Para evitarlos basta con dejar granos de alguna legumbre, así se entretendrán contandolos una y otra vez, dado que como sólo saben contar hasta cien, deberán empezar de nuevo cuando lleguen a este número. En Ezpeleta, según recoge José M. Barandiarán, se les conjura con la siguiente oración:

Inguma, henauk hire bildur,
Jinkoa eta Andre Maria
Artzentiat lagun;
Zeruan izar, lurrean belar, kostan hare,
Hek guztiak kondatu arte
Echaidela nereganat ager.
¡Inguma, no te temo!
A Dios y la Madre María tomo por protectores.
En el cielo las estrellas,
en la tierra las yerbas,
en la costa arenas.
Hasta no haberlas contado todas
no te me presentes.

En Sara, según el autor anteriormente citado, dicen esta otra formula:

Ingumes erromes,
ez niok hire beldurrez.
Jesus diat aita,
Ama berjina Ama,
Zeruko aingeru eta
saindu guztiak guarda
Inguma pedigüeña,
no te temo.
Tengo por padre a Jesús,
por madre a la Virgen Maria,
por guardas a todos los Santos
y ángeles del cielo.

Raquel Alzate